Amigos todos los dias

Por: Lic. Georgina Marcela Parente

Foto: Envato

Es sabido que los vínculos basados en la solidaridad y la empatía nos hacen bien, nos brindan bienestar emocional ya que secretamos hormonas de la felicidad, comenzando por la oxitocina que favorece la producción de dopamina que es motivación y placer, de endorfinas que disminuyen la percepción de cualquier dolor o malestar y finalmente serotonina que nos hace sentirnos bien con nosotros mismos y nos brinda autoestima. Esto impacta directamente en nuestra salud ya que todo lo antes mencionado ayuda a regular nuestra homeostasis que es el equilibrio de los valores fisiológicos.

Entonces sabemos lo importante que es celebrar la amistad todos los días y no vamos a renegar de tener una excusa en el calendario para hacerlo, más allá de que podamos ser conscientes del proceso de marketinización que sufre este tipo de fechas, que siempre arrastra sus contras, estableciendo estándares de celebración y comercialización que son como mínimo perjudiciales en su desigualdad excluyente. 

La amistad es necesaria para nuestra salud, pero para que ello ocurra este vínculo debe ser principalmente recíproco y esto no significa que debamos obligatoriamente parecernos, pero si encontrar puntos de encuentro en nuestros sistemas de valores y creencias.

Probablemente no todos nuestros amigos/as sean de la misma ideología política, pero fundamentalmente, no podríamos ser amigos de alguien que exprese odio por algún sector social específico si nosotros no lo profesaramos de algún modo, es decir, podemos pertenecer a diferentes partidos políticos, sin embargo nos deberá unir, por ejemplo el deseo de mejorar la sociedad aunque las soluciones que creamos eficientes para lograrlo sean distintas, de manera que buscamos llegar al mismo lugar por diferentes caminos. Esto ocurre también con otros aspectos, los proyectos de vida, las actividades que realizamos, los trabajos o las dinámicas relacionales. 

La amistad actual está desvalorada, ya que no tenemos real noción de cuánto necesitamos vínculos afectivos empáticos y recíprocos para el afrontamiento de las situaciones estresantes de la vida cotidiana que cada vez se complejizan e intensifican más. ¡Pero ojo! No cualquier vínculo ameno es una amistad, actualmente hablamos de amigos a grandes rasgos y en el mismo término incluimos a cualquier conocido que nos agrade. Por supuesto que es sumamente importante mantener buenas relaciones con la mayor cantidad de gente que tengamos en nuestro entorno (vecinos, compañeros, conocidos) porque ello también baja el nivel de tensión de nuestras vidas.

Sin embargo, la amistad es aquel vínculo que nos permite elaborar y re-elaborarnos en cada encuentro, que nos brinda en su amorocidad la posibilidad de reconstruirnos y ser cada vez una mejor versión de nosotros mismos. 

Publicado por: Lic. Georgina Marcela Parente

Dolar Hoy

Seguí leyendo

Siguenos