Librerías y clubes de lectura: crecen las comunidades de literatura infantil en Instagram

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Con una curaduría de catálogos muy propia, cada vez más librerías y clubes de lectura especializados en literatura infantil y juvenil (LIJ) se apoyan en Instagram como canal de difusión para consolidar comunidades con miles de seguidores -adultos que funcionan como nexo con los más chicos-,y lo hacen sobre un horizonte común que apuesta más por la selección que el rédito económico y la premisa irrenunciable de considerar a la lectura como un derecho de infancia.

Desde venta online, suscripción mensual o como ventana de librerías físicas (abiertas o a puertas cerradas), muchas de las iniciativas más convocantes en Instagram, comparten lo mismo: el compromiso por el fomento del hábito lector en bebés, niños, niñas y adolescentes, a través de una oferta que prioriza el objeto literario, acompañado en algunos casos con textos bellos e imágenes elegidas con especial cuidado, a tono con la propuesta estética de la red social.

Son proyectos que llevan en sus orígenes la “pasión” de abrir un libro y dejarse llevar por la “experiencia transformadora” como definen algunas de las libreras.

Con mucha trayectoria en el mundo de los libros infantiles- como el caso de Carola Martínez, a cargo del programa de Lectura de la Ciudad de Buenos Aires- o sin ella pero con la determinación suficiente para renunciar a trabajos anteriores y apostar a un sueño, estas librerías con pie en lo virtual se fundaron sobre la idea de que un buen libro se recomienda y desde ahí tejieron comunidades con miles de personas que ofician de mediadoras con los más chicos.

Una de ellas es Donde viven los libros: nacida como un blog, luego -al ritmo de su expansión- sumó páginas en Facebook y Twitter y un showroom en el barrio porteño de Flores. Al proyecto lo comanda un equipo integrado por tres talleristas, Lali Martinez, Javiera Astorga y Carola Martinez, que hace más de quince años trabajan en el rubro de la LIJ y de tanto sugerir textos un día decidieron “venderlos” sin las reglas de la moda y la masividad.

“No vendemos libros que no nos parezcan de calidad estética, literaria, aún cuando se vendan muchísimo. Tenemos una idea de lectura y de infancia que nos organiza el trabajo. No vendemos libros que no leeríamos. Creemos en la cultura de la solidaridad: no solo tenemos un negocio, aunque para seguir existiendo tenemos que vender, pero entendemos que también hay momentos en los que no dudamos rescindir parte de nuestra ganancia en pos de que más libros lleguen a más lectores”, dice Lali Martínez a Télam.

Así, arman un catálogo sobre un principio básico: que los libros les gusten a ellas y que “que respetan al lector/a, que tienen en cuenta al niño o la niña que lo va leer. Le hablan en condición de igualdad y no pensando que no va a entender o que no le podemos decir esto porque es muy terrible. Creemos que las niñas y niños son seres enormemente fuertes y que la infancia no es un lugar idílico”, asegura Martínez.

Algo similar piensa Gabriela César, la responsable de la librería puertas adentro Libro Feroz, en Instagram con casi 30 mil seguidores: “Cada libro que recomiendo es porque confío en su calidad y en que puede dejar una marca. No publico pensando en qué editorial deja más ganancia. Todo lo que está en la librería son textos que tienen un valor estético y pueden desarrollar el amor por la lectura. El día que tenga que vender libros que no me gustan debería cerrar el espacio, porque antes que comerciante soy lectora”.

Inspirado en el cuento tradicional y en el dicho popular de que “los libros no muerden”, Libro Feroz piensa que “abrir un libro es siempre una oportunidad de tender puentes. No solo con nuevos conocimientos, sino también con nuestras lecturas previas y futuras. Y cuando esa lectura es compartida con un adulto que guíe y aconseje sin cerrar caminos puede ser una herramienta poderosa”.

Por su parte, Bárbara Bonacin de la librería Abrazando Cuentos (en Instagram con casi 44.000 seguidores), especializada en libros importados y tipo álbum, que además de venta de ejemplares realiza actividades vinculadas a LIJ, asegura que “en la medida que crecimos nunca perdimos el objetivo por el cual nació el proyecto: el amor por la literatura, el objetivo de crear un hábito en nuestra hija y en los otros niños; compartir la literatura infantil que es algo super especial y re lindo, también para los adultos”.

Formada en prácticas didácticas, la responsable de Abrazando Cuentos pondera el valor de “la literatura infantil como medio para distintos objetivos” al referirse, por ejemplo, a la lectura dentro de casa junto a los adultos responsables que habilita a pensar “nuevos mundos” o las lecturas en el aula y se diferencia: “hay editoriales que venden libros como podrían vender jabones, nuestro objetivo es otro”.

A su entender, las redes pueden ser la “fuerza”, la cara visible que atrapa a más personas como le pasó a ella que le permitió relacionarse con lectores que escapan a su radio de acción, incluyendo otras provincias con envíos a domicilio. Sin embargo para quienes siguen acercándose al espacio es fundamental “la coherencia en las redes, en los talleres, las actividades y la atención del local; es importante sostener con el mismo cuidado el encuentro cara a cara”.

Por un principio similar, César, de Libro Feroz trabaja solo con cita previa porque así puede conocer a los lectores y ayudarlos a elegir, compartiendo “un espacio de encuentro para amantes de los libros, que buscan asombrarse al pasar las páginas, aman su olorcito, disfrutan del tacto de las hojas y gozan del arte y la literatura. Busco siempre fomentar la curiosidad y el amor por la literatura”:

Como resume Lali Martínez sobre su proyecto -que podría extenderse al del resto- algo del cuidado de estas iniciativas es que “formamos un catálogo como si fuera una casa y cada libro fuera un ladrillo. Nuestro puente fuerte es la credibilidad porque el público viene y sabe que se lleva un buen libro pensado para ese niño o niña y no solo el de moda o ese muy bonito pero que no tiene ningún valor literario”.

indexmedia

indexmedia

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Dolar Venta Hoy

Dolar Venta Bco. Nación $ 95.00

Publicado por: indexmedia

artefotopro@gmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.