7 recomendaciones para afrontar el estrés de año nuevo desde las neurociencias

Por: Lic. Georgina Marcela Parente

Existen diferentes modos de afrontar el estrés que nos suponen estas fechas y ello dependerá de la historia de vida propia, los recursos internalizados y las habilidades incorporadas del entorno inmediato.
Man in Santa hat is waking up after Christmas. He is suffering of headache after New Year party.
Man in Santa hat is waking up after Christmas. He is suffering of headache after New Year party.

Existen diferentes modos de afrontar el estrés que nos suponen estas fechas y ello dependerá de la historia de vida propia, los recursos internalizados y las habilidades incorporadas del entorno inmediato.

1 – Contacto humano

Somos seres instintivo- emocionales- sociales que hemos evolucionado desarrollando nuestro denominado “cerebro social”, por ello, la más potente estrategia de afrontamiento a situaciones de estrés, podemos considerar el contar con otra u otras personas. Sentirnos aceptados, acompañados y comprendidos nos brinda seguridad y autoestima, aumentando nuestra producción de serotonina – principal neurotransmisor en encargase de la relajación- que junto a otros neurotransmisores como la oxitocina –producida a partir del encuentro y los vínculos socio afectivos–  y la dopamina –sensación de bienestar- participan en la regulación de ansiedad, angustia y agresividad, disminuyendo además la producción de las hormonas del estrés como el cortisol y la noradrenalina entre otras. El ejercicio consiste en poder comunicar y compartir nuestro sentir.

2 – Relajación

También podemos incrementar la producción de serotonina realizando actividades de relajación, otra técnica de afrontamiento del estrés sumamente efectivo: meditación y yoga son las principales. Estas técnicas han demostrado activar las mismas áreas cerebrales que cuando oramos – todas ellas se encuentran dentro de las herramientas metacognitivas que favorecen nuestro bienestar, buen humor y combaten el estrés-.

3 – Ejercicio y aire libre

Otro método de afrontamiento del estrés es realizar ejercicio físico de bajo impacto, principalmente caminata, lo que se ve potenciado si se realiza al aire libre y en zonas con baja contaminación ambiental, sonora y visual –alejándonos un poco de las grandes urbes, o al menos de nuestros lugares cotidianos-.

4 – Resignificar

Podemos aplicar también otras estrategias metacognitivas, como la reelaboración de las situaciones que nos generan estrés. El pensar y repensarnos en la vorágine que nos alerta y tensa; resignificar lo vivido y anticiparnos a lo futuro. Flexibilizarnos, pensar las posibilidades sin polarizarlas, abriendo un abanico de acciones y validando nuestro actuar y nuestro sentir.

5 – Humor

Y sin duda alguna, una de mis favoritas, el humor. Poder afrontar con alegría lo que ocurre, poder reírnos de aquello que dista de estar bajo nuestro control y que no podemos modificar. Aunque en ocasiones no resulte sencillo -más en estas épocas donde todo parece más dramático- como toda habilidad social, el humor se ejercita. Poder transmutar en alegría aquello que nos acongoja requiere tiempo y esfuerzo; y no debemos confundirlo con vanalización ni burla.

6 – Creatividad

La creatividad es el recurso por excelencia para atravesar situaciones estresantes, no por ser el más adecuado, sino por estar implicado en cada uno de los anteriores. Se necesita activar los circuitos de creatividad y “vagabundeo mental” para efectivamente encontrar el modo de redireccionar la tensión generada por el alerta estresor.

7 – Respeto

Finalmente, podemos o más bien debemos valorar como técnica de afrontamiento del estrés, el respeto hacia nosotros mismos, tanto como hacia los demás. Respeto por los espacios, los tiempos, las necesidades y fundamentalmente los pensamientos, creencias y sentimientos. Comenzar a valorar y validar tanto nuestro mundo racional como el espectro emocional, en la misma medida y con la misma seriedad. Cada quien actúa y se comunica desde su propia matriz de conocimientos, sus experiencias y su forma de comprender el mundo. Sostener aquello que creemos, luchar por aquello que sentimos y consideramos importante, actuar en consecuencia de nuestros pensamientos más allá de no ser apoyados o comprendidos en muchas ocasiones, es sumamente válido; sin embargo ello no significa que debamos colonizar a las demás personas y mucho menos invadir sus propias creencias o invalidar sus sentimientos cuando difieran de los nuestros, así como no tenemos porque abandonar los propios en os de cumplir con voluntades ajenas.

Si una película en la tele no es de mi agrado, solo tengo que cambiar de canal y buscar algo que me genere placer, del mismo modo debemos dirigir nuestra conciencia como ejercicio cotidiano a fin de instalar mecanismos de protección frente al estrés, para ello debemos ejercitar estas habilidades socioemocionales y coginitivas diariamente, poniendo en practica las recomendaciones mencionadas.

Te recomendamos leer

Publicado por: Lic. Georgina Marcela Parente

Dolar Hoy

Seguí leyendo

Siguenos