Triunfar en EE.UU será solo en inglés, aunque crezca el Español

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En el gran país del norte, cada vez hay mas latinos,la idea es que solo puedan acceder al beneficio aspiracional de triunfo yanqui, si hablan bien el Inglés

De repente es estar en casa, casi como un tele transportación al estilo “viaje a las estrellas”, un supermercado pude anunciar “Verduras, frutas, mariscos frescos” en ese castellano que entendemos y podemos hablar, en las afueras de cualquier estado en Norteamérica. La publicidad de una estación de radio o la misma música de Maná o algún otro reggaetón en los parlantes de cualquier comercio. Todo en castellano, el idioma de Méjico, el idioma que tenían Texas, California, antes de ser anexados al  imperio anglosajón. Solo alcanza como prueba el hit comercial que estalló, en casi todo el país, con el tema “Despacito” de Luis Fonsi, también en castellano.

Con una población de unos 325 millones de habitantes, EEUU supera los 50 millones de hispano parlantes y por ello es el país donde más se habla español (España tiene 46 millones de habitantes) El idioma se lee en carteles, en la radio, tv y en menor o mayor medida por todo el territorio, teniendo su pico de exposición la zona sur, lindera con la frontera mejicana, en el estado de California. Ya hoy en día las cadenas de televisión Univisión y Telemundo compiten con las grandes norteamericanas.

El español avanza por el territorio pese a las resistencias regionales y un nacionalismo extremo, alimentado por el discurso del presidente Donald Trump. Quien expresamente se declaró en contra de la inmigración latina y a favor de lo que llamó “English only”, un movimiento que intenta afirmar el uso del idioma inglés en todo el territorio.

Esta es una escalada en hostilidad para hispanos y para su  idioma. El famoso muro a construir  en la frontera mejicana, es el broche de oro a la intención de “marcar bien la cancha” (dicho en castellano –argentino), desde lo ideológico y lo político. Recordemos que Trump durante las elecciones primarias recomendó a su rival Jeb Bush, casado con una mejicana, que le enseñe bien el inglés a su esposa, en un claro desafío a mostrar la siempre temida, pureza étnica.

En la actualidad 20 estados han promulgado leyes para que el inglés sea considerado idioma oficial, proponiendo en varios de ellos, que se incluya un examen de lengua para obtener la residencia. Demás esta aclarar que estas medidas agradan a gran parte de los electores del presidente y porque no decirlo, a también una buena cantidad de norteamericanos, que ven a los emigrantes como una amenaza a la identidad ya la estabilidad laboral.

Los fundadores de la nación que escribieron su constitución, no nombraron un idioma oficial o sea el inglés a nivel constitucional, no lo es .Esto fue una más, de las libertades individuales que la carta magna respeta e intenta defender, desde su concepción misma como ley máxima del estado.

Para sectores de la política, el hablar español en los EE.UU, es un acto político, es una toma de conciencia y una revaloración de identidad. Porque no hablar en español en público? A pesar de que se los mire como seres inferiores que intentan pertenecer y obtener los supuestos beneficios del sistema norteamericano y después bravuconean con su español. Es imperiosamente cierto que la idiosincrasia de ambos pueblos es diferente, pero de lo que aquí se trata es de la expansión de la lengua y no de juzgar el rol político o socioeconómico, que los hispanos aportan o no al sistema capitalista de consumo.

Despees de la guerra entre EE.UU y Méjico este último perdió más de la mitad de su territorio, el que fue anexado por los Estados Unidos, allí se incluyen partes de los actuales estados de Texas, Colorado, Arizona, Nuevo Méjico y Wyoming y el conjunto de California ,Nevada Y Utah. Posterior al armisticio los militares mejicanos que se rindieron, obtuvieron la ciudadanía estadounidense.

La primera constitución de California aprobó un reconocimiento explicito a los derechos de los hispanoparlantes: “todas las leyes, decretos, regulaciones y provisiones que emanan de cualesquiera de los tres poderes supremos de este estado, las cuales por naturaleza requieren publicación, serán publicados en Inglés y español”

De todas maneras el cambio de un idioma o la tendencia por uno u otro, en un país bilingüe no es un fenómeno que ocurra de forma natural, sino que se trata de la consecuencia de presiones culturales que hacen que los hablantes se sientan presionados para usar uno u otro. Estas presiones, incluyen leyes restrictivas a la lengua española que se están intentando generalizar por todo el país. En algunos casos se intenta prohibir el uso del español, en ambientes educativos o gubernamentales

Los colegios, también aportan su cuota de responsabilidad. Aun hoy a pesar del  avance de su lengua y de la proyección etnográfica, que también avizora un importante caudal de latinos, los adultos que hablan español hoy, en suelo norteamericano, suelen comenzar a hablar con sus hijos en inglés.

Finalmente el sistema les está dejando muy claro que la forma de incorporarse y de servirse de los beneficios de la economía yanqui, se logra hablando en inglés, muy a pesar de los nombres en supermercados, reggaetones en las calles, canales de tv y radio y cantidad de habitantes por estado en ascenso. El vínculo con sus raíces debe ser cortado, la única manera de triunfar es siendo un hispano transvestido en Norteamericano. Un  hispanoparlante en su casa y un buen ciudadano, con dominio de la lengua anglosajona, mientras realiza tareas menores en la escala económica nacional, con la que se expresa el verdadero mundo EE.UU.

De repente es estar en casa, casi como un tele transportación al estilo “viaje a las estrellas”, un supermercado pude anunciar “Verduras, frutas, mariscos frescos” en ese castellano que entendemos y podemos hablar, en las afueras de cualquier estado en Norteamérica. La publicidad de una estación de radio o la misma música de Maná o algún otro reggaetón en los parlantes de cualquier comercio. Todo en castellano, el idioma de Méjico, el idioma que tenían Texas, California, antes de ser anexados al  imperio anglosajón. Solo alcanza como prueba el hit comercial que estalló, en casi todo el país, con el tema “Despacito” de Luis Fonsi, también en castellano.

Con una población de unos 325 millones de habitantes, EEUU supera los 50 millones de hispano parlantes y por ello es el país donde más se habla español (España tiene 46 millones de habitantes) El idioma se lee en carteles, en la radio, tv y en menor o mayor medida por todo el territorio, teniendo su pico de exposición la zona sur, lindera con la frontera mejicana, en el estado de California. Ya hoy en día las cadenas de televisión Univisión y Telemundo compiten con las grandes norteamericanas.

El español avanza por el territorio pese a las resistencias regionales y un nacionalismo extremo, alimentado por el discurso del presidente Donald Trump. Quien expresamente se declaró en contra de la inmigración latina y a favor de lo que llamó “English only”, un movimiento que intenta afirmar el uso del idioma inglés en todo el territorio.

Esta es una escalada en hostilidad para hispanos y para su  idioma. El famoso muro a construir  en la frontera mejicana, es el broche de oro a la intención de “marcar bien la cancha” (dicho en castellano –argentino), desde lo ideológico y lo político. Recordemos que Trump durante las elecciones primarias recomendó a su rival Jeb Bush, casado con una mejicana, que le enseñe bien el inglés a su esposa, en un claro desafío a mostrar la siempre temida, pureza étnica.

En la actualidad 20 estados han promulgado leyes para que el inglés sea considerado idioma oficial, proponiendo en varios de ellos, que se incluya un examen de lengua para obtener la residencia. Demás esta aclarar que estas medidas agradan a gran parte de los electores del presidente y porque no decirlo, a también una buena cantidad de norteamericanos, que ven a los emigrantes como una amenaza a la identidad ya la estabilidad laboral.

Los fundadores de la nación que escribieron su constitución, no nombraron un idioma oficial o sea el inglés a nivel constitucional, no lo es .Esto fue una más, de las libertades individuales que la carta magna respeta e intenta defender, desde su concepción misma como ley máxima del estado.

Para sectores de la política, el hablar español en los EE.UU, es un acto político, es una toma de conciencia y una revaloración de identidad. Porque no hablar en español en público? A pesar de que se los mire como seres inferiores que intentan pertenecer y obtener los supuestos beneficios del sistema norteamericano y después bravuconean con su español. Es imperiosamente cierto que la idiosincrasia de ambos pueblos es diferente, pero de lo que aquí se trata es de la expansión de la lengua y no de juzgar el rol político o socioeconómico, que los hispanos aportan o no al sistema capitalista de consumo.

Despees de la guerra entre EE.UU y Méjico este último perdió más de la mitad de su territorio, el que fue anexado por los Estados Unidos, allí se incluyen partes de los actuales estados de Texas, Colorado, Arizona, Nuevo Méjico y Wyoming y el conjunto de California ,Nevada Y Utah. Posterior al armisticio los militares mejicanos que se rindieron, obtuvieron la ciudadanía estadounidense.

La primera constitución de California aprobó un reconocimiento explicito a los derechos de los hispanoparlantes: “todas las leyes, decretos, regulaciones y provisiones que emanan de cualesquiera de los tres poderes supremos de este estado, las cuales por naturaleza requieren publicación, serán publicados en Inglés y español”

De todas maneras el cambio de un idioma o la tendencia por uno u otro, en un país bilingüe no es un fenómeno que ocurra de forma natural, sino que se trata de la consecuencia de presiones culturales que hacen que los hablantes se sientan presionados para usar uno u otro. Estas presiones, incluyen leyes restrictivas a la lengua española que se están intentando generalizar por todo el país. En algunos casos se intenta prohibir el uso del español, en ambientes educativos o gubernamentales

Los colegios, también aportan su cuota de responsabilidad. Aun hoy a pesar del  avance de su lengua y de la proyección etnográfica, que también avizora un importante caudal de latinos, los adultos que hablan español hoy, en suelo norteamericano, suelen comenzar a hablar con sus hijos en inglés.

Finalmente el sistema les está dejando muy claro que la forma de incorporarse y de servirse de los beneficios de la economía yanqui, se logra hablando en inglés, muy a pesar de los nombres en supermercados, regaetones en las calles, canales de tv y radio y cantidad de habitantes por estado en ascenso. El vínculo con sus raíces debe ser cortado, la única manera de triunfar es siendo un hispano transvestido en Norteamericano. Un  hispanoparlante en su casa y un buen ciudadano, con dominio de la lengua anglosajona, mientras realiza tareas menores en la escala económica nacional, con la que se expresa el verdadero mundo EE.UU.

Pablo Kulcar

Pablo Kulcar

La reflexión no atenta contra la necesidad de informar.Una noticia no deja de ser un recorte subjetivo, que hacemos, de lo que llamamos "la realidad".La honestidad intelectual es el prisma por donde la pasamos.Debemos intentar descubrir aquello que se esconde en una maraña de textos, palabras e informaciones y surfear los relatos de "verdades relativas" disfrazadas de "absolutas"

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Gitanos, una nación obstinada en ser libre

Un pueblo sin fronteras, tratando de situarse en donde puedan y los dejen, sin leyes a la manera occidental, obedeciendo una tradición oral, se resisten

Dolar Venta Hoy

Dolar Venta Bco. Nación $ 94.50

Publicado por: Pablo Kulcar

pablokulcar@hotmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.