Quien era Collin Powell, el artífice de las barbaries estadounidenses en Medio Oriente

US President George W. Bush (R) and Attorney General John Ashcroft (L) look on as Secretary of Sate Collin Powell speaks at the unveiling of a new list of 22 "most wanted terrorists" sought in connection with attacks on US targets since 1985, 10 October 2001 at the FBI building in Washington, DC. Rewards of up to five million dollars is on offer for information that helps thwart terrorist acts on US interests worldwide or leads to the arrest or conviction of someone in connection with such attacks. The new initiative will be jointly managed by the FBI and the State Department. AFP PHOTO / TIM SLOAN (Photo by TIM SLOAN / AFP)
Powell admitió en 2005 que sus afirmaciones sobre Irak y las armas químicas no fueron verdad, aunque se excusó diciendo que se basaron en informaciones incorrectas.

Colin Powell, el reconocido militar que fue el primer secretario de Estado negro de Estados Unidos pero cuya reputación se vio empañada para siempre por sus afirmaciones falaces para justificar la guerra de Irak, murió hoy a los 84 años de complicaciones de coronavirus.

Veterano de la Guerra de Vietnam, Powell sirvió 35 años en el Ejército y ascendió hasta el rango de general de cuatro estrellas antes de convertirse en el primer Jefe del Estado Mayor Conjunto afroamericano.

Su supervisión de la invasión estadounidense de Kuwait para expulsar al Ejército de Irak, en 1991, le dio tanto reconocimiento en su país que durante una década se especuló con su candidatura a la Presidencia, algo por lo que no optó.

El expresidente republicano George W. Bush lo eligió para ser su secretario de Estado, el primer afroamericano en llegar a jefe de la diplomacia de Estados Unidos.

Pero su mandato se vio manchado por un discurso que dio en 2003 ante el Consejo de Seguridad de la ONU en el que citó información falsa según la cual el expresidente iraquí Saddam Hussein había acumulado en secreto armas de destrucción masiva.

Estados Unidos justificó con esa información su invasión de Irak de ese año, y aunque Hussein fue rápidamente derrocado -años después sería ejecutado-, las armas de exterminio nunca aparecieron, y el conflicto duró años y provocó cientos de miles de muertos, incluyendo cientos de soldados estadounidenses.

Al anunciar la muerte de Powell, su familia dijo que estaba plenamente vacunado contra el coronavirus. Powell falleció en el hospital Walter Reed, en las afueras de Washington, donde suelen ser atendidos los presidentes estadounidenses.

Medios estadounidenses destacaron que sufría de mieloma múltiple, una forma de cáncer de la sangre que afecta el sistema inmunológico, lo cual lo hacía más vulnerable al coronavirus.

El presidente Joe Biden, a quien Powell respaldó electoralmente, describió al militar devenido estadista como alguien que “encarnaba los más altos ideales tanto de guerrero como de diplomático”.

“Estaba comprometido con la fuerza y la seguridad de nuestra nación sobre todo”, dijo Biden, quien pasó décadas en el Senado y trabajó frecuentemente con Powell. Luego de decidir no postularse a la Casa Blanca, rompió con su Partido Republicano para respaldar a Barack Obama, el único presidente negro de Estados Unidos (2009-2017).

Hijo de inmigrantes jamaicanos, Powell tuvo una carrera pionera que lo llevó del combate en Vietnam a hacer historia como el primer asesor de seguridad nacional negro de Estados Unidos, bajo el entonces presidente Ronald Reagan. Luego fue el primer afroestadounidense y el jefe más joven del Estado Mayor Conjunto de George H. W. Bush.

“Era muy respetado en casa y en el extranjero. Y, lo más importante, Colin era un hombre de familia y un amigo”, dijo hoy Bush hijo, informó la agencia de noticias AFP.

El expresidente estadounidense Jimmy Carter dijo que el coraje de Powell “será una inspiración para las generaciones venideras. En Israel, el exprimer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, saludaron a un “amigo” del Estado judío.

Powell era “una figura prominente en el liderazgo político y militar estadounidense”, recordó por su parte Tony Blair, exprimer ministro del Reino Unido durante la guerra de Irak, resaltando la “amabilidad” con que siempre trataba a sus subordinados.”El mundo ha perdido a uno de sus hombres más grandes”, señaló el actual secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, describiéndolo como su mentor.

Powell admitió en 2005 que sus afirmaciones sobre Irak y las armas químicas no fueron verdad, aunque se excusó diciendo que se basaron en informaciones incorrectas.

“Es una mancha (…) y siempre será parte de mi historia”, dijo Powell en 2005. “Fue doloroso. Es doloroso ahora”.

No obstante, desde el Congreso estadounidense se honró su memoria: el senador demócrata Mark Warner lo llamó “un patriota”, mientras que el senador republicano Mitt Romney lamentó la pérdida de “un hombre de imperturbable coraje”.

Powell, de origen humilde, creció en Nueva York, donde nació el 5 de abril de 1937 en Harlem y donde estudió geología. En 1958 comenzó su carrera militar, enviado primero a Alemania, y luego a Vietnam dos veces.

En Vietnam se le encomendó investigar la masacre de My Lai, uno de los episodios más oscuros de la historia militar estadounidense. El tono de su informe fue criticado, ya que para algunos descartaba cualquier acusación de delito.

Las experiencias de Powell en Vietnam lo llevaron a desarrollar la llamada “Doctrina Powell”, que decía que si Estados Unidos interviene en un conflicto extranjero, debe desplegar una fuerza abrumadora basada en objetivos políticos claros.

Exponentes de esa doctrina fueron la guerra en Irak y la invasión de 1989 a Panamá, que derrocó al dictador Manuel Antonio Noriega.

Tras retirarse del ejército en 1993, Powell se dedicó a trabajar por los jóvenes desfavorecidos encabezando la alianza “America’s Promise”.

Durante un tiempo, esquivó las preguntas sobre ocupar un cargo público, hasta que llegó al Departamento de Estado, donde su gestión estuvo marcada por la invasión a Irak en 2003.

Powell admitió que sus opiniones sociales progresistas lo hacían ajeno a muchos republicanos, aunque el partido lo presentaba como un ejemplo de inclusión.

Desde 2008, respaldó a los demócratas para la presidencia: dos veces a Obama, y luego a Hillary Clinton y a Biden.

Publicado por: René Morán

Dolar Hoy

Seguí leyendo

Siguenos