Advierten que los pueblos indígenas no contactados corren peligro de aniquilamiento en Brasil

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Todo esto ocurre en el marco de la deforestación de la selva en la que habitan, que en abril pasado aumentó en casi 64% respecto del mismo mes de 2019, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil que se conocieron a través de la prensa.

Unos cien pueblos indígenas “no contactados” o en aislamiento voluntario están en peligro de aniquilamiento en Brasil, mientras que otras 200 parcialidades resisten el avance de madereros, mineros, pastores evangelistas y de la pandemia de coronavirus, afirmó una organización defensora de los derechos de los originarios.

Se trata de un “genocidio que está ocurriendo ahora”, denuncian defensores de los derechos de los pueblos indígenas (PPII) que prometen redoblar esfuerzos.

Yanomami women and children rest in a forest garden, Brazil.

“No vamos a parar, es más importante que nunca que luchemos para que sus tierras, sus vidas y derechos humanos sean protegidos y para que vivan en la manera que ellos elijan”, aseguró en diálogo con Télam Sara Shenker, de Survival International, una prestigiosa ONG que se define como un “movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales”.

La experta en PPII no contactados -aquellas comunidades que decidieron no relacionarse con la sociedad, instituciones, empresas, preservar su estado por voluntad propia y conservar sus estilos de vida- de Brasil detalló que “sus tierras están siendo invadidas ahora y esto no es un problema nuevo, pero se ha profundizado por culpa de las políticas antiindígenas del presidente Jair Bolsonaro que prácticamente declaró la guerra a los PPII y por eso ellos están sufriendo un genocidio”.

Télam: ¿Cuál es la situación actual de los indígenas en Brasil?

Sarah Shenker: Hablamos de un millón de personas y todos dependen de sus tierras para sobrevivir, y aunque están en situaciones diferentes, todos son vulnerables al coronavirus por varios motivos: tienen vidas comunales y viven lejos de los centros de salud donde pueden tratar las enfermedades que llevan los no indígenas. En muchos casos les robaron sus tierras ancestrales para crear plantaciones del agronegocio para maíz, soja o caña de azúcar.

T: ¿Cómo está el pueblo guaraní?

SS: Ellos viven en la frontera de Brasil con Paraguay y la Argentina y son muy vulnerables al coronavirus porque no tienen más sus tierras donde cultivar o pescar y cazar como hacían antes. Es decir que no son más autosostenibles y dependen de trabajar, ganar dinero o de la comida del gobierno. Todo es más difícil ahora porque si van a trabajar contraen el virus y lo llevan a las comunidades. Si no trabajan no tienen dinero para alimentar a sus familias. Ya hay tasas de desnutrición altísimas en esas comunidades donde existen enfermedades preexistentes. Muchos de los PPII, sobre todo comunidades con pocas décadas de contacto con la sociedad no indígena como resultado del contacto forzado, están sufriendo tuberculosis y otras enfermedades. También vemos mucha discriminación y racismo contra los PPII en el sistema sanitario brasileño.

T: ¿Qué hacen los políticos en favor de los PPII?

SS: La primera mujer indígena diputada Joenia Wapichana junto a otros legisladores pidió que se declare a los originarios una categoría prioritaria en los hospitales y servicios de salud para este momento. Esto ya debería existir pero ahora es urgentísimo que se haga.

T: ¿Cuál es la situación de los PPII no contactados?

SS: Están en peligro extremo porque pueden ser aniquilados por el virus. Estos pueblos no tienen contacto regular con el resto de la sociedad y en Brasil hay más de cien pueblos indígenas no contactados, es decir, más que en cualquier otro país del mundo. En teoría sus tierras y ellos mismos deberían ser los más protegidos del mundo como la ley brasileña y leyes internacionales obligan, pero, desafortunadamente, no es así y sus territorios están siendo invadidos ahora por madereros, mineros en busca de oro, colonos y otros.

T: El extenso Brasil alberga otros pueblos como los yanomamis o los awá ¿qué pasa con ellos?

SS: Los yanomamis están en el norte de Brasil en la frontera con Venezuela, y dicen que en este momento hay cerca de 20 mil invasores ingresando a sus tierras a buscar oro. Eso es alarmante para los no contactados porque eso puede aniquilarlos, diezmar sus comunidades. Lo mismo con invasores madereros en las tierras de los awá, el pueblo más amenazado del mundo, algunos de ellos, que son no contactados, viven en islas de selva verde que están protegiendo. Los indígenas son los mejores guardianes de la naturaleza pero estas invasiones pueden matarlos.

En el valle de Javari -frontera con Perú- hogar de más PPII no contactados que en toda la tierra, mineros de oro usando una gran draga han invadido una de las regiones en la zona del río Yutaí, donde están los korubos, aislados. También la zona de los ituna caita viven en una zona que en 2019 fue el territorio más deforestado del país

Otro ejemplo es el de los indígenas Uru-Eu-Wau-Wau. Una parte de su población tiene contacto con la sociedad dominante pero otros no, y sus tierras son atacadas por madereros y agricultores. Hay tres grupos no contactados ahi, y el mes pasado uno de sus líderes Ari, guardian del bosque, fue asesinado.

Sarah Shenker es investigadora de Survival International, el movimiento global por los pueblos indígenas y como experta en pueblos indígenas de Brasil dirige la campaña #StopBrazilsGenocide y en pueblos indígenas no contactados, la campaña #DéjenlosVivir.

Carlos Cruz

Carlos Cruz

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Dolar Venta Hoy

Dolar Venta Bco. Nación $ 95.00

Publicado por: Carlos Cruz

fotobebesok@gmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.