Tarjeta alimentaria a la pobreza en los EE.UU

El lado oscuro de los EE.UU es esa marginalidad que se intenta tapar con la imagen de un ciudadano medio , meritocraticamente capaz de alcanzar todo lo que se proponga

Esto no otra cosa que el camino meritocrático e individual al progreso y desarrollo. Un ideario popular que imagina una movilidad de clase en ascenso, con tan solo con tener la fuerza y constancia para intentarlo. Pero la construcción de una sociedad tan competitiva deja expuestos a los más débiles y así, nos anoticiamos que existen actualmente 40 millones de pobres que cobran asistencia social del estado en los Estados Unidos

Uno de los programas que conforma sus políticas de ayuda estatal a sectores marginados es el cupón o tarjeta alimentaria. Este es un instrumento pensado como un subsidio a la pobreza. Su nombre es Programa Asistencial de Nutrición Suplementaria (SNAP) y fue conocido comúnmente como el Programa de Cupones para Alimentos.
El programa está administrado por el Departamento de Agricultura de EE.UU. y los beneficios se distribuyen por los distintos Estados de la Unión o sea, tiene injerencia federal en todo el país. Abarca a personas de bajos ingresos o ningunos.


Consiste en una tarjeta magnética cargada con determinada cantidad de dólares para la compra de alimentos en comercios que se adhieren voluntariamente al sistema. Los montos varían de acuerdo a la valoración que el ente que la regula establezca del beneficiario.
Los cupones de comida empezaron a ser repartidos durante la Segunda Guerra Mundial e históricamente cargaron un monto, cuya equivalencia al dia de hoy es de 100 dólares por persona. En sus comienzos el programa utilizaba sellos de papel o cupones y estos eran cambiados en comercios ´por alimentos preenvasados comestibles, impedientemente de su valor nutricional.


En Washington DC, más de una quinta parte de los residentes reciben cupones de alimentos.

Beneficios
Con la tarjeta se puede comprar cualquier alimento como: Frutas y vegetales, carne, pollo y pescado; productos lácteos; panes y cereales; bebidas no alcohólicas y semillas y plantas que producen alimentos para el hogar. Actualmente el programa exige la concurrencia a un curso de sanidad alimentaria donde se enseña a cocinar comidas saludables


Los requisitos generales para acceder a la tarjeta
Si tiene entre 16 y 59 años y puede trabajar, probablemente deberá cumplir con los requisitos laborales generales para si obtencion: registrarse para el trabajo, tomar un trabajo adecuado si se le ofrece, y no renunciar voluntariamente al mismo o reducir sus horas de labor por debajo de 30 por semana.
Está exento de estos “requisitos generales de trabajo” si se encuentran en cualquiera de estas circunstancias: Ya trabaja al menos 30 horas a la semana; cumple con los requisitos para otro programa (compensación por desempleo); cuida a un niño menor de 6 años o una persona incapacitada; tiene incapacidad física para trabajar; participa en programas de rehabilitación de adicciones; estudia en una escuela medio tiempo o es una mujer embarazada
Si se está desocupado es obligación mostrar comprobantes mensuales que se está intentando procurar uno.

Rechazos
Pero el plan aún tiene un estigma, quienes lo necesitan muchas veces rehúsan pedirlo, ya que esta manera queda expuesta su situación legal en el país, como es el caso de los inmigrantes.
Los cursos de educación alimentaria no siempre dan los resultados deseados. El crédito mensual suele consumirse en las primeras dos o tres semanas y para los pobres luego de eso, su última alternativa son los comedores populares

Política Trump
Durante la administración Trump se recortaron los topes que la tarjeta otorga. El mismo fue de 193.000 millones. Esto estuvo dentro de una política de achicamiento de beneficios sociales en general. Algunos que recibían 196 por mes, para la emergencia alimentaria, bajaron a 16 dólares. El presidente Trump aposto por la seguridad, la partida militar aumento un 10% (54.000 millones).

Quienes los reciben la tarjeta
En el año 2011, el número de estadounidenses que recibían cupones de alimentos fue de 45.183.931 Hoy la mayoría de los beneficiarios del SNAP son niños, personas de más de 60 años o discapacitados, Los bonos llegaron a 8.4 millones de personas en 2015 y acogió a un 15% de la población en 2016. En 2018, 40,3 millones de personas fueron beneficiadas o sea, el 12,3 por ciento de la población estadounidense.

En resumen, desde el fin de la segunda guerra, los EEUU, se han ocupado de una cantidad de pobres que su sistema político desplaza. Obviamente los grupos de mayor riesgo son latinos, migrantes con problemas de salud y los negros, que todavía sufren de esa discriminación racista de parte del estadounidense medio

Quienes pagan la tarjeta
Muchos americanos de clase media alta saben que una parte de sus impuestos esta dirigida este programa y celosos amantes de las políticas de libre mercado, ven con recelo esta conducta asistencial de su gobierno. Un subsidio a la pobreza en el país de las oportunidades es algo que no terminan de digerir.Por otra parte, el programa tiene su efecto multiplicador sobre el Producto Bruto. Estimaciones privadas norteamericanas infieren que, por cada dólar aplicado a beneficios del SNAP, se genera 1,7 dólares adicionales en la actividad económica.
Pero definitivamente el gobierno más liberal y pro mercado del mundo asiste con una tarjeta alimentaria a unos 40 millones de pobres, que la propia dinámica de su política social y económica continua generando.

Publicado por: Pablo Kulcar

Dolar Hoy

Seguí leyendo

Estoy muerto pero no descanso en paz

Tenía 22 años hasta el 21 de febrero del 2022, mis padres me llamaron Matías Ezequiel Antonio (largo para un primer grado) y mi mamá

Siguenos