Natalia Oreiro es “Santa Evita”  

Natalia Oreiro adopta la desafiante tarea de interpretar a Eva Duarte en “Santa Evita”, la miniserie que adapta el best seller del periodista Tomás Eloy Martínez 

Luego de acuñar una larga carrera como actriz y justificar con creces sus aptitudes para encarar papeles que tengan como figura a personajes populares y sobre todo atados a sentimientos muy fuertes en lo que respecta a la memoria colectiva; la actriz uruguaya Natalia Oreiro interpretó a la icónica figura de Eva Duarte de Perón. Tarea que implica un desafío de aceptación por parte del público, que en este caso está totalmente lograda, sea por la candidez de la actriz y su belleza o por tener esa fibra que identifica los sentimientos genuinos que impulsaron a Eva a convertirse en “Evita”.

“Es el personaje femenino definitivo de la historia argentina”

La emblemática mujer del general Perón trascendió en su férrea lucha por la justicia social y los derechos de la mujer como ciudadana cuando la política era todavía terreno exclusivo de los hombres.Su legado, inevitablemente exaltado por su temprana muerte a los 33 años a causa de un cáncer de cuello de útero ha dejado para siempre su marca, ya sea en las tareas que desempeño en la administración peronista como en su acercamiento genuino a su pueblo.

De esta manera lo relata la novela de Eloy Martinez “Santa Evita”, en la que se basa esta historia sobre el derrotero mítico y oscuro de su cadáver; embalsamado, adorado y temido, casi como un objeto esotérico y portador de una fuerza espacial.La decada del 40 encontró una Argentina en plenos cambios sociopolíticos que requirieron de actitudes fuertes y osadas, eso instaló en la sociedad una abismo entre dos mundos que aún permanece.

Santa Evita publicada en 1995 por Martínez, prominente escritor y periodista de publicaciones como Primera Plana y La Opinión, se inscribe en ese episodio de su biografía oscura, que invita a una lectura casi en clave de misterio. Con una mirada que tiende a la perspectiva de género, la adaptación reconstruye su embalsamamiento a cargo del médico español Pedro Ara (Francesc Orella)con su posterior secuestro en manos del gobierno de facto que derrocó al peronismo en 1955.

De esta manera, la intención de su esposo (Dario Grandinetti) de perpetrar en la memoria con la presencia física del cuerpo visible de su esposa dió luz verde a un viaje macabro durante 16 años. Esto fue la clara evidencia del temor de un régimen dictatorial que intentó socavar su memoria humana y sobre todo política para lo que encomendó la increíble misión de su rapto al coronel Carlos Moori Koenig (Ernesto Alterio).

La serie no es un relato histórico pero sí es una muestra de sangre casi como un análisis genético de sentimientos que recorren las venas de un país que ni por asomo está cerca de cauterizar todavía  sus heridas 

Ernesto Alterio en su regreso tras más de 15 años a la pantalla chica argentina en la miniserie “Santa Evita”, el actor encara un rol perturbador: una muy perversa y atribulada versión de Carlos Moori Koenig, el coronel encargado de secuestrar y ocultar el cuerpo embalsamado de Eva Duarte tras su temprana muerte en 1952. Atormentado por el deseo y el odio a lo largo de décadas, Moori Koenig se transforma de esa manera en un eje paralelo que le ofrece a la narrativa un segundo motor en su premisa intrigante y perturbadora

La serie significó la vuelta del intérprete, hijo del conocidísimo Héctor Alterio y radicado en Madrid con su familia desde la última dictadura cívico-militar: “Es un tipo de proyecto que me da la posibilidad de revisar la historia del país, que es en definitiva mi propia historia, y poner el cuerpo, que es algo muy bueno que tiene mi profesión, porque la siento como un vehículo de conocimiento de la humanidad y sus cuestiones”, aseguró Alterio.

.

Publicado por: Pablo Kulcar

Dolar Hoy

Seguí leyendo

Siguenos