“The Rolling Thunder Revue”, un pacífico documental del rock & roll descontrolado

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

(El film es de Martin Scorsese y registra una anárquica gira de Bob Dylan.)

Scorsese vuelve sobre Dylan para contar la locura de la “Rolling ThunderRevue”, gira musical realizada entre 1975/76. El documental está a la vista en la cadena Neflix. Aquella experiencia, Dylan la pensó como una expresión cultural de la contracultura resistente a los postulados sociopolíticos de los EE.UU en aquella época.

Bob Dylan y Joan Baez

No es una comedia musical, aunque en su versión original cuenta con escenas teatralizadas que respondían a momentos creativos, a veces abstractos o psicodélicos, que los propios músicos ideaban .Algunas de ellas ya no están en el documental. Allí Dylan y Joan Baez, improvisan secuencias que intentan ser actorales y tener algún sentido reconocible. El músico icónico de la llamada canción de protesta en los EE.UU, compara la gira, con los grupos itinerantes, que antiguamente recorrían los pueblos, llevando una mezcla de música, teatro y circo.

Dylan hizo un espectáculo casi para lugareños, pueblos chicos, salas pequeñas recorriendo ciudades de la costa Este de los Estados Unidos y de Canadá. Si bien, en esta gira, él es la figura central, actuaron músicos como Joan Baez, Joni Mitchell, Roger McGuinn (líder de TheByrds), el cantautor folk Ramblin´ Jack Elliot y guitarristas como MickRonson y T-Bone.

Así concebido, este nuevo espectáculo colectivo era su respuesta al gigantismo, a las puestas en escenas marquetineras, un tanto lejos de la vieja construcción artesanal de la música y los shows.Una atmósfera cercana a la gente, reviviendo algún tipo de ceremonia o comunión de espíritus rebeldes. Emblemas de una generación harta de pre conceptos y mandatos patrióticos. A estos pequeños lugares apuntaron las guitarras el Rock and Roll. Pequeños escenarios y pocas butacas, solo podían subir 15 personas a tocar, mientras otras 15 esperaban tras bambalinas haciendo tanto ruido como los que actuaban

Los Shows

El show tenía calidad artística y sobre todo sentido de pertenencia, los mismos sueños los mismos vicios. Todos comían, bebían y consumían lo mismo y en cantidad, lo que la hizo poco rentable. Se relacionaban con pocos lugareños y solo ocasionalmente. Para estos eran desconocidos o solo nombres alguna vez leídos en alguna revista o periódico. Fotografías animadas de aquello que leían y pasaba en ciudades como San Francisco o la misma New York .Terminaban la jornada entrando en los corazones de miles de jóvenes, hasta allí quizás apáticos que comenzaron a pensar en términos de satifacer deseos y placeres.

La publicidad

Su nombre no aparecía en los afiches ni en las entradas y cada show se anunciaba pocos días antes de concretarse. Dylan subía a escena con el rostro maquillado. En una oportunidad se ve a Joan Báez disfrazada como el propio Dylan, en una mimetización que  intentaba exigirle más atención a su compañero. Este llegó a salir a escena con una máscara, “alguien con una máscara no te va a mentir, no lo necesita”, fue su explicación.

La película

La idea era hacer un film que incorporara escenas sin un guion fijo, sino a sugerencia y estimulo de lo que allí pasaba.  La gira era una seguidilla de colectivos recorriendo las rutas del Noreste del país. Un arrebato teatral, en su mejor intención expresiva. Alquilaban las salas bajo seudónimos. Muchas veces elegían los campus universitarios locales. Los invadían con volantes y las entradas se vendían por el boca a boca .Estos jóvenes estudiantes no conocían mucho a los artistas y muchas veces solo la curiosidad los movilizaba. ¿De que se trata todo este barullo? Esta parecía ser la consigna.

Larry “Ratso” Sloman, periodista que cubría la gira, para la consagrada Rolling Stone, contó que los editores le exigían relatos sobre todas las extravagancias de la troupe. Sin embargo, mimetizado con el grupo y esa mística colectiva, escribía imbuido por ese aire romántico y utópico del viaje. Casi un relato sobre líderes, de un apocalipsis, que se construía y destruía cada noche.

Allen Ginsberg, poeta surrealista

El autobús, para ciertas tomas, lo manejaba el propio Dylan, y para otras el poeta Allen Ginsberg. Este era quien comenzaba los conciertos leyendo sus poesías. Eran tan auténticamente surrealistas, que estos jóvenes del interior conservador, simplemente no lo entendían y poco a poco se lo fue marginando. Para poesía ya estaba la de Dylan y a este si lo entendían perfectamente

“Inicialmente me contrataron como escritor para trabajar en una película que proyectaban (…), pero ese papel quedó rápidamente disuelto en el fondo y fue sustituido por una situación mucho más valiosa. Me encontré metido en medio de toda aquella gente en marcha colaborando en un torbellino de imágenes e ideas cambiantes”

Sam Shepard.

Al escritor y actor Sam Shepard, es representante de un estilo intimista, que describe con una mirada humana a personajes marginales descendientes de aborígenes o a la generación de nuevos ciudadanos, con su mitad mejicana hecha cuerpo y alma .A él se le encargó escribir un guion, que documentaría la aventura en una película.  Jamás lo terminó, describió con pinceladas, muchas veces anárquicas, el alma misma de la gira en su libro Rolling Thunder Logbook, publicado originalmente en 1977.

El libro compila lo que a Shepard le parece relevante, pedazos de un rompecabezas que transita la locura, el desorden, la improvisación, pero rescata constantemente lo colectivo.

A pesar que llueven desencuentros, violencias, enojos y desconsuelos, la lírica del autor americano, le infunde a la historia ternura y asombro, en constante equilibrio entre la melancolía del perdedor y la esperanza del soñador

En el prólogo de libro, el músico Bone Burnett escribió: “Nos divertíamos más de lo que permite la ley. Mucho más. Había escritores con talento por todas partes. Era un autobús repleto de músicos, cantantes y pintores lanzado a toda marcha a altas horas de la noche, alimentados con porros de Colombia y otras cosas, haciendo una película, escribiendo canciones y tocando, las noches en que encontrábamos la combinación justa, eran unas de las piezas de rock and roll más incendiarias, intensas e inspiradas de antes o de después, tocábamos sobre todo las canciones de los dos grandes álbumes de Dylan, quien estaba casi constantemente en un estado alterado”.

Martin Scorsese

La nueva película lleva en su título el nombre de la gira pero además agrega “una historia de Bob Dylan por Martin Scorsese”. No es un mero documental de una gira que pasó a la historia, a cargo de una estrella de rock, es más bien una crónica cinematográfica de autor, sobre un particular momento en la vida y obra de una estrella imperecedera.

El Documental de Scorsese exhibe su arte como director, como un ojo omnisciente, merodea por allí, con la solo intención de ver de qué se trata eso que esta pasando, un truco de la cámara que parece ligera y despreocupada. Pero al reflejar la mirada del cantante y en aquellos reportajes en tiempo real, logra un acercamiento con la lente, que traspasa los cuerpos .El ostracismo de Dylan, su humor cambiante, construyen la leyenda del enigmático músico- poeta y su compromiso con la palabra.

Sus letras, consideradas una lírica merecedora del premio Novel a la literatura, para muchos es lo mejor de la poesía contemporánea norteamericana. Intenta dar significado a un universo de sueños y miserias, en tono de canción. Scorsese logra aproximarse a su interior, como solo lo puede hacerlo un maestro narrador del cine. Y es este material registrado arriba y detrás del escenario, la columna vertebral del film.

Recuerdos del naufragio

En las entrevistas posteriores a los hechos, los sobrevivientes la recuerdan como un rompecabezas, diferentes fichas, que si las juntamos no llegan a conformar el todo. Bob Dylan intenta definirla. “Nada no hay nada más que lo que fue, pero de manera diferente”. Y partir de los testimonios en tiempo real, la película se vuelve esquiva, ambigua, misteriosa. Pero siempre se mueve hacia adelante, a ritmo rockero, poético, ruidoso y oscilante, casi que el sonido propio de velocidad que aquellos buses viejos podían alcanzar.

Apenas iniciada la película, el propio Dylan, entrevistado en 2017, se enfrasca en una especie de discusión con su entrevistador, Scorsese, sobre cómo definir a aquella gira. El personaje le gana a la persona y Dylan, se sincera: “lo único que quedó fueron cenizas” (…),”estoy tratando de llegar al núcleo de lo que se trata esta Rolling Thunder ¡Y no tengo ni idea porque se trata de nada! Es solo algo que sucedió hace 40 años, y de eso se trata. No recuerdo nada de Rolling Thunder. Sucedió hace tanto tiempo que ni siquiera había nacido”,.

La fuerza de un documento

Durante dos horas y pico de duración, se suceden varias vibrantes interpretaciones en vivo, en donde a Dylan se lo ve teatral, enérgico y contundente, como pocas veces (antes y después). Brilla una jovencísima Patti Smith en una de sus primeras performances poético-rockeras en un bar de Nueva York. Dylan y Ginsberg visitando la tumba del escritor emblema de la cultura Beat, Jack Kerouac, en Massachusetts o Joni Mitchell pasándole los acordes del tema “Coyote” a Dylan y Roger Mc Guinn.

Visita a la Cárcel

El encuentro en la cárcel con el boxeador Rubin Carter y la historia detrás de la canción “Hurricane”, es sin duda uno de los puntos más políticos. El boxeador negro injustamente acusado de homicidio, está preso, y allí es a donde Dylan lo visita, para luego escribir su tema, que el norteamericano medio hace propia.

El film es una retrospectiva de lo que fue una década, en excesos e intensidad, de cara a una sociedad a veces asustada y otras exultante. Son una brisa que recorre la casa de jóvenes adolescentes y no tanto, de muchachos que están a la espera, a veces estáticos pero como un reguero de pólvora esparcida, esperando el fogonazo que encienda la mecha.

Pablo Kulcar

Pablo Kulcar

La reflexión no atenta contra la necesidad de informar.Una noticia no deja de ser un recorte subjetivo, que hacemos, de lo que llamamos "la realidad".La honestidad intelectual es el prisma por donde la pasamos.Debemos intentar descubrir aquello que se esconde en una maraña de textos, palabras e informaciones y surfear los relatos de "verdades relativas" disfrazadas de "absolutas"

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Dolar Venta Hoy

Dolar Venta Bco. Nación $ 94.50

Publicado por: Pablo Kulcar

pablokulcar@hotmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.