El dramático final de una ex estrella NBA que contrató un sicario para matar a su coach

Spencer Haywood pudo haberlo tenido todo dentro del mundo del deporte, pero su adicción a la cocaína destruyó su carrera y lo hizo protagonista de uno de los episodios más escalofriantes de la liga de baloncesto más competitiva del mundo