La peligrosa banalización de la depresión: ¿qué dicen los profesionales?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
La masividad de ciertos mensajes sin sustento científico afectan gravemente la vida de las personas.
Depresión

Hoy en día son muchos los influencers -personas con muchos seguidores en las redes sociales- que se han tomado atribuciones que no les corresponden. Las redes sociales son un caldo de cultivo y transmisión de noticias falsas, pero el problema es mucho mayor cuando quien las difunde tiene cientos o a veces hasta millones de seguidores que creerán todo lo que este les diga. Durante la etapa más dura del aislamiento obligatorio vimos muchos casos de gente que, sin ningún tipo de preparación, llevaba a cabo rutinas de ejercicio físico, como fue el caso de Nati Jota, o el de la modelo y presentadora Ivana Nadal, quien se dedica a hacer pseudopsicología a través de Instagram y, por ejemplo, minimiza un trastorno tan grave como la depresión, con todo el peligro que esto conlleva, al afirmar que todas las enfermedades son emocionales y se curan si uno cree en sí mismo.

Depresión

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por provocar tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración en la persona que lo sufre. En los casos más graves, la persona puede llegar a lastimarse e incluso intentar quitarse la vida. El desconocimiento sobre trastornos mentales, producto de la gran falta de educación acerca de los mismos, sumado a la estigmatización, noticias falsas y, en algunas ocasiones, subestimación, entre otros motivos, hace que mucha gente no se trate con un profesional, lo que lógicamente agrava las cosas con el paso del tiempo. Según la OMS, más de 300 millones de personas en todo el mundo sufren de depresión.

Gravedad

Esa tristeza y falta de confianza puede traducirse en la pérdida del interés para trabajar, estudiar, tener vida social, hasta para vivir. “En cuadros depresivos la persona no puede realizar actividades de manera normal. Se altera el vínculo consigo mismo, con los demás y con el campo social”, sostuvo en declaraciones para IndexMedia el Licenciado en Psicología y escritor Pablo Melicchio. Por su parte, la Médica Especialista en Psiquiatría y fundadora de Neurociencias Aplicadas Romina Capellino asegura que el deterioro de la calidad de vida de la persona que padece de depresión puede ser tal que la puede inducir a la incapacidad completa, de modo que no podrá ni siquiera atender sus necesidades básicas de autocuidado.

“Muchas veces la persona que padece depresión puede ser incapaz de atender sus necesidades básicas de autocuidado”

Romina Capellino, Médica Especialista en Psiquiatria

Cabe destacar que, con el paso del tiempo, los depresivos suelen desarrollar graves problemas cardiovasculares. Según la Sociedad Argentina de Cardiología, se estima que un 20% de los pacientes internados por infarto de miocardio manifiestan síntomas de depresión. Una depresión puede devenir en problemas cardiovasculares por varios motivos, ya sea por una fuerte reducción en la actividad física, una alimentación pobre, y un aumento en el consumo de alcohol y tabaco, o por el aumento de los niveles de determinadas hormonas y proteínas en el cuerpo que pueden causar inflamación y presión arterial alta, las principales causas de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

La banalización de la depresión

Muy probablemente hayamos escuchado a alguien decir que está depresivo, cuando en realidad está triste. Hay que tener mucho cuidado con las palabras. “La tristeza es sentimiento común como la alegría: está en todos y todas y es esperable. Hay muchas situaciones que nos generan tristeza, algo familiar, personal, una noticia. La depresión es una psicopatología, una enfermedad mental“, aseguró Melicchio. “La tristeza es uno de los síntomas del Trastorno Depresivo Mayor. Para realizar un diagnóstico de Depresión la persona debe reunir cinco o más síntomas, los cuales deben representar un cambio del funcionamiento previo: al menos uno debe ser estado de ánimo deprimido (tristeza) o pérdida del interés o placer (anhedonia) durante un mínimo de 2 semanas”, explica Capellino.

Entonces queda claro que no es correcto minimizar la depresión a una simple tristeza. Algo similar ocurre con el Trastorno bipolar. Es importante destacar que una persona no es bipolar solo por cambiar su estado de ánimo de un momento a otro, como seguramente también hayamos escuchado o hasta dicho a lo largo de nuestras vidas: los cambios deben ser extremos, bien marcados y durante largos períodos. Nunca está de más repetirlo: no hay que confundir síntomas con patologías.

Es muy importante recurrir a la ayuda de los correspondientes profesionales ante la presencia de síntomas, y no hacer caso a los gurúes de las redes sociales. “Son tiempos donde se banaliza todo y se busca la simplicidad. Hay que tener cuidado con lo que se dice. Me ha ocurrido que vengan pacientes que creían que la salida era a través de escuchar algún consejero o libro: esos no le hablan a la persona puntual, es un general, nadie puede simplificar el camino de cada uno. No hay enfermedades, hay enfermos. Cada enfermedad es un camino propio. No hay generalidades, hay caso por caso. “, advierte Melicchio.

“No hay enfermedades, hay enfermos”

Pablo Melicchio, Licenciado en Psicología

Ante la consulta de cómo detener estas desinformaciones que muchas veces tienen más llegada e impacto en la población que la información respaldada por la evidencia científica, Capellino se refirió a la educación: “Considero que se debieran implementar mejores políticas de Salud Pública para psicoeducar a la población, no solamente en relación a la depresión, sino también a otros padecimientos mentales, incluyendo el consumo de sustancias”.

No es una cuestión de voluntad

En general, se suele subestimar la depresión por falta de conocimiento adecuado. “Muchas personas consideran que la persona que padece depresión “no pone voluntad”, y precisamente la persona que padece depresión tiene la voluntad abolida o disminuida (hipobulia), con lo cual le resulta muy difícil realizar las actividades de la vida diaria, trabajar, estudiar, pensar, tomar decisiones, etc”, afirmó la Dra. Capellino. Superar estas patologías y “ser feliz” no depende de uno mismo, como afirma Ivana Nadal sin ningún tipo de sustento científico. “A veces ser feliz no depende de sí mismo y la decisión escapa de uno, las patologías provocan que la persona pierda el control de sí mismo“, sentenció Melicchio.

El estigma: pedir ayuda “da vergüenza”

El desconocimiento acerca de las enfermedades o trastornos mentales provoca que la gente no se trate. Históricamente para la población ha sido más fácil reconocer las dolencias físicas porque son más concretas, palpables y en general se consulta al médico, en cambio con lo psicológico se suele postergar, a veces no se termina de saber si es algo transitorio: “Estoy un poco triste, ya va pasar”, afirma el psicólogo. La psiquiatra argumenta que la ignorancia acerca de la temática es la responsable del temor, lo que acaba por retrasar la búsqueda de ayuda: “Muchas de las personas que padecen trastornos mentales también experimentan el auto estigma y vergüenza por su condición. Negación. Los estudios muestran que 3 de cada 4 personas que viven con enfermedades mentales graves retrasan la búsqueda de atención, en parte debido al miedo al estigma”. La OMS afirma que más de la mitad de los afectados en todo el mundo -90% en muchos países- no recibe tratamiento por falta de recursos y de personal capacitado, además de la estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta.

La historia de Wanchope Ábila y su cobertura en los medios deportivos

En declaraciones posteriores al triunfo de Boca por 2 a 0 sobre Newell´s Old Boys por la 5ta fecha del grupo D de la Copa Diego Maradona, el delantero Xeneize Ramón Wanchope Ábila contó que su hermano se había quitado la vida recientemente luego de atravesar una fuerte depresión. El cordobés pidió que aquellos que sufren pidan ayuda, que sus seres queridos les darán una mano. Un mensaje muy importante, ya que al venir de parte de una persona tan reconocida humaniza la temática. Pero los medios deportivos no estuvieron a la altura de las circunstancias y se perdieron una gran posibilidad de hacer periodismo. ¿Quién dijo que el periodismo deportivo es solo hablar de lo que pasa en un campo de juego? Prácticamente no se mencionó el tema, salvo algún que otro programa durante unos pocos minutos para hacer sensacionalismo. Y es que si se le dedica más minutos, no quedará tiempo para hablar sobre si River es más que Boca, mencionar qué tan grande es Gallardo, el debate de quién es mejor entre Messi y Maradona o si es peor descender o perder la final de la Copa Libertadores ante tu clásico rival, todos esos temas tan originales y de los que nadie jamás habló.

Vardan Bleyan

Vardan Bleyan

El periodismo no se puede reducir a "notas" que pierden interés y valor una vez que son leídas, esas que no invitan al lector a reflexionar, que no impactan en él, esas cuyo foco es una banalidad y sus títulos engañosos. "El periodista no debe ser el protagonista". Periodista. Futuro Licenciado en Comunicación Audiovisual.

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Dolar Venta Hoy

Dolar Venta Bco. Nación $ 95.00

Publicado por: Vardan Bleyan

vardan_bleyan@hotmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.