Croacia, Serbia y Bosnia, Balcanes a sangre y fuego.(2)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Capítulo 2

Una nueva República Croata

La discusión por los enclaves con minorías serbo-croatas

Croacia era una de las 6 repúblicas federales que componían la república Federativa de Yugoslavia. Situada entre Eslovenia y Bosnia, compartía una amplia frontera terrestre con Hungría y una marítima con Italia.

Todo el conflicto estuvo enmarcado en un contexto tormentoso que por un lado consideraba a los yugoslavos/serbios herederos de un comunismo para muchos perimido y para otros, representante de una identidad eslava entroncada con la iglesia ortodoxa, que sentían no los representaba. Estas dos características alimentaron una rivalidad, por un lado político y por el otro religioso, anclado en un origen que la remite a la presencia Otomana en el territorio. Croacia y Eslovenia eran dos naciones católicas y más cercanas a los restos del Imperio Austro-Húngaro que al mundo eslavo y por ende, históricamente al mundo Occidental.

Al frente de la nueva república croata estuvo el veterano Franjo Tudjman, con su partido nacionalista : Unión Democrática Croata. Contaba con el apoyo de exiliados de la Segunda Guerra Mundial y una mayoría ansiosa de obtener finalmente el ansiado reconocimiento jurídico a su identidad nacional. Fue un cambio enorme en la política institucional y social del país. Se pasó de un sistema socialista programado y con control politico de todas las actividades, a otro más liberal que prometía la posibilidad desarrollo a aquellas personas que dentro de la vieja estructura se sintieron anuladas.

Ciertos grupos enamorados de un pasado épico, reivindicaron actitudes políticas del partido Ustacha, partido que tuvo un rol preponderante durante la invasión alemana, negociando su apoyo a cambio de poder político. Esto dio pie a que las minorías serbias, de un 12 a 15%, concentradas en Krajina y Eslavonia Oriental, temieran posibles peligros ante la nueva ola de nacionalismo Croata

Por esto se organizaron y levantaron en armas en sus respectivas regiones, protagonizando la llamada “Revolución de los troncos”, entre el verano del 90 y primavera 91 y expulsando a la administración Croata de aquellos territorios .Toda estas maniobras fueron alentadas y toleradas por la administración de Milosevic. Asomaba el peligro de enfrentamientos, que en ambos lados y durante la Segunda Guerra Mundial habían dejado 150.000 civiles asesinados

..

El Rechazo Serbocroata desemboca en la guerra

La rebelión serbia bloqueó las principales vías de comunicación entre Zagreb y la costa dálmata, privando a la capital croata de su principal fuente de recursos: el turismo. Ante esta disyuntiva, el gobierno croata decidió intentar someter a los rebeldes por la fuerza atacando Knin, capital de la Krajina (enclave de residentes serbios en suelo croato). Pero los helicópteros que llevaban a sus fuerzas policiales, única fuerza con poder de fuego por entonces, fueron rápidamente interceptados por cazas yugoslavos y forzados a regresar a Zagreb.

Este hecho consolidó los territorios en manos de los rebeldes serbios, donde las escaramuzas fueron recrudeciéndose, alimentando un lenguaje de odio que rompería todos los puentes posibles.

El punto de inflexión fue el fracasado intento croata de tomar el control en Borovo Selo, el 2 de mayo, en la región de Eslavonia. La fuerza policial croata cayó fatalmente en una emboscada tendida por paramilitares serbios. Allí murieron 12 policías y desató una ola de indignación y furia en toda Croacia. Los elementos más moderados en ambos bandos fueron siendo sustituidos por elementos más nacionalistas y radicales,

Tudjman, como jefe de gobierno de la Croacia independiente, tenía intención de negociar con Milósevic, la partición de Bosnia, en un futuro. Para ello era necesario que este abandonara a la minoría serbo-croata de los enclaves de Krajina y Eslavonia. Las posiciones de ambos líderes no eran irreconciliables y siempre tuvieron una vía directa abierta, pero debían conformar las demandas nacionalistas e intransigentes de sus respectivas poblaciones.

Durante unos meses, Croacia se enfrentó dialécticamente al estado federal, el cual trataba de actuar con cautela, especialmente en lo que respecta al contrabando de armas que alimentaba la nueva Guardia Nacional Croata. La cautela yugoslava se debía a la imagen internacional que Croacia trataba de proyectar, como la de un gobierno democrático y baluarte de la libertad.

Los croatas argüían que la inminente invasión del ejército federal no era para garantizar la subsistencia de Yugoeslavia, sino para constituir la futura Serbia. La intervención del casi inexistente poder central, fue finalmente rechazado en el Consejo de Estado donde todavía votaban las ocho repúblicas con representacion, en un organismo que se desvanecía como la propia Yugoeslavia.

La respuesta de Milosevic fue accionar por fuera de dicha institución y preparar la intervención del ejército. Las autoridades federales y serbias se tomaron muy en serio los avisos de Occidente ante tales movimientos y pidieron entonces protección a una débil URSS.

La guerra propiamente dicha

El gobierno croata ya no ocultaba sus intenciones y mostraba públicamente a sus fuerzas armadas emergidas del contrabando y de la apropiación de armas al gobierno federal. Finalmente, con la solemne declaración de independencia croata y la imposibilidad de dirimir pacíficamente el status quo de los territorios en pugna, comenzó la guerra propiamente dicha.

Los serbocroatas fueron rápidamente reforzados por el Ejército Federal. Esto les permitió pasar a la ofensiva, mientras que los croatas asediaban y asaltaban los copiosos cuarteles aislados del ejército, reforzando con armas los arsenales de sus policías, todavía debilitadas.

Milósevic no podía optar por una salida pactada, ya que consideraba era la ocasión ideal para dar un paso más en la destrucción del Ejército Federal y la construcción de uno nacional, pero serbio.

El razonamiento serbio era que, si Croacia salía de Yugoslavia, la minoría serbia tenía derecho a quedarse en la federación o unirse al futuro estado serbio. Consideraban impensable unir su destino al de los que habían enfrentado en el pasado. Para que esto fuera realizable, era necesario pasar a la ofensiva y unir su territorio al de los enclaves de Krajina y Eslavonia. Esto implicaba tomar diversos puntos con importante población croata.

Milicias Ultranacionalistas copan el protagonismo

Comenzada la ofensiva serbia, los croatas plantaron batalla en la ciudad de Vukovar (Eslavonia) entre agosto y noviembre 1991. Fue la mayor de toda la guerra y supuso la expulsión del territorio de unos 10.000 civiles croatas, luego de intensos bombarderos. Aquí se sucedieron los asesinatos de civiles más cruentos en la llamada limpieza étnica, por parte de las milicias chetniks (serbias). Estos cobraron un tétrico protagonismo por su reconocida y despiadada ferocidad.

El ejército federal juntos a los paramilitares ocuparon finalmente los territorios en disputa, pero comprobaron que Croacia no seria doblegada fácilmente. Con el precioso tiempo ganado, pudo constituir un ejército competente y armado técnicamente por sus aliados occidentales, especialmente Alemania y los EE.UU, y lo demostraría en el terreno.

En el año 1995 durante la llamada “operación tormenta” recuperó los territorios ocupados por el ejército enemigo, en la disputada Krajina, en tan solo una semana. Completando un lapso de 4 años, donde la ciudad fue epicentro de todo tipo de abusos. Algunos de los cuales fueron llevados a juicio ante un tribunal internacional, finalizada la guerra

Vale la pena recordar que Argentina también participó del conflicto, vendiéndole armas en una operación encubierta del gobierno del entonces presidente Menen. Armas que en muchos de los casos fueron obsoletas y descartadas.

Intervención de la Comunidad Internacional

El Plan Carrington para la paz

La comunidad internacional ante la nueva crisis convocó de urgencia una conferencia el 7 de septiembre en La Haya, con todos los presidentes de repúblicas yugoslavas. Lord Carrington, jefe de la diplomacia europea, ya consideraba a cada república yugoslava como soberana. Esto suponía respetar sus fronteras históricas con sus minorías, lo cual en este estado de beligerancia fue imposible. Tras esta idea, estaba la intención de no cuestionar las fronteras europeas, por entonces inmersas en cierta fragilidad

Con esta finalidad, se puso sobre la mesa él envió de cascos azules a las zonas serbias de Croacia, algo que solo pudo llevarse a cabo meses después y tras numerosas treguas fallidas.

El Plan Carrington era inaceptable para el gobierno serbio, que estaba dispuesto a dejar fuera de su estado a los serbocroatas, pero jamás a Montenegro, Kosovo y su gran objetivo, Bosnia.

El gran problema era que el resto de repúblicas, incluso Montenegro (sobornada por Italia con un plan de ayuda de 40 billones de liras y una relación especial con la Comunidad Europea), votaron a favor del plan. Las autoridades serbias lograron, mediantes duras presiones hacer que aquella república aliada cambiara su voto y el Plan Carrington quedó enterrado temporalmente.

La ambición Serbia y Montenegrina

La impresión general era que los serbios estaban ganando tiempo. El estado mayor serbio tenía la intención y un plan para aplastar completamente a Croacia, pero se temían las sanciones e incluso, una intervención occidental, ya que la crisis de la URSS impedía que esta les asegurase un apoyo logístico y político significativo

Operaciones en la Guerra de Independencia Croata entre 1991 y 1992

Dubrovnik

La posición serbocroata abogó por objetivos más limitados y direccionados, una de las tácticas fue atacar con dureza la ciudad de Dubrovnik, el 1 de octubre de 1991.

Dicha ciudad no era un objetivo militar, ni tenía sustancial población serbia (7%), pero si era un destacado enclave estratégico, histórico, cultural y turístico. Recordemos que la idea era impedir que Croacia tuviera algún nexo con los territorios que le proveían de importantes sumas de dinero

Había varios objetivos estratégicos posibles en el ataque a la bellísima Dubrovnik. El mas importante utilizarla como moneda de cambio y arrastrar al vecino Montenegro a la guerra, quien tenia reclamos territoriales históricos, sobre la soberanía de esta emblemática ciudad

La ciudad fue bombardeada extensivamente con artillería y las milicias montenegrinas cometieron extensivos abusos, convirtiendo al lugar en un símbolo del descontrol que el conflicto estaba generando. El desastre se completó cuando las desordenadas milicias montenegrinas, apoyadas por el Ejército Federal, fueron incapaces de tomar la ciudad. Finalmente, el asedio fue roto por los croatas en mayo de 1992.

Eslavonia

Eslavonia fue el otro gran frente, el 19 de noviembre las fuerzas serbias finalmente lograron doblegar Vukovar, tras una intensiva campaña de bombardeos. La victoria no fue en absoluto completa, la imagen de una ciudad arrasada con 10.000 civiles sobrevivientes expulsados por tétricos paramilitares, que ondeando banderas negras con calaveras (chetniks) ejecutaban a miles de prisioneros de guerra, no fue precisamente beneficiosa para la causa serbia

El gobierno croata ya daba por perdido el enclave hacía meses, de hecho los propios acusaron al gobierno de abandonarlos y utilizarlos con el fin de obtener la simpatía de la comunidad internacional, donde hasta el momento solo contaba con un importante aliado: Alemania.

Europa apoya a Croacia

Terminada la gran batalla de Vukovar, la guerra entraba en una nueva fase: Croacia contaba, ahora con una imponente Guardia Nacional Croata, integrada por 250.000 hombres, 180 carros de combate y dirigida por asesores occidentales.

Por su parte, Milósevic se negaba a realizar más ofensivas frente al renovado ejército croata, prefería negociar desde la posición de ventaja obtenida en Vukovar y abandonar Croacia para centrarse en su verdadero objetivo: Bosnia. Por supuesto que esto suponía abandonar en manos de los cascos azules de la ONU a la minoría serbia, que lógicamente se sintió traicionada.

Cascos azules

Finalmente, el 2 de enero se firmó un alto el fuego firme y entre febrero y marzo, en función de la Resolución 743 de la ONU, se desplegaron 12.000 cascos azules para proteger las zonas serbocroatas. Como en el caso esloveno, en la independencia de Croacia, Alemania jugó un papel fundamental, siendo quien, empujó al resto de la Unión Europea a aceptar la independencia de la república croata, sin exigir se garantizaran los derechos de las minorías, lo cual permitiría nuevos abusos

A estas alturas, principios de 1992, Croacia había logrado consolidarse como estado pero tenía dos asignaturas pendientes: recuperar el territorio que controlaba la minoría serbia (1/4 del país) y lidiar por el pedazo croata del disputado territorio de bosnia.

Pablo Kulcar

Pablo Kulcar

La reflexión no atenta contra la necesidad de informar.Una noticia no deja de ser un recorte subjetivo, que hacemos, de lo que llamamos "la realidad".La honestidad intelectual es el prisma por donde la pasamos.Debemos intentar descubrir aquello que se esconde en una maraña de textos, palabras e informaciones y surfear los relatos de "verdades relativas" disfrazadas de "absolutas"

Comentar

Dejá un comentario

Seguí leyendo

Indicadores Globales

Indicadores Forex

Omar Barbieri, el ex oficial del Ejército que rompió un silencio de 40 años

El entonces teniente Omar Barbieri se negaba a participar de la represión ilegal cuando estaba en el Regimiento de Infantería Mecanizada Nº 6 de Mercedes por su “condición de católico”, y por esa razón fue relegado a funciones de servicio en esa unidad militar, donde estuvo destacado entre 1977 y 1979. Fue trasladado a Misiones

Aprender en el encierro: primera diplomatura universitaria de habla hispana creada por presos

La creación de emprendimientos para mejorar las condiciones penitenciarias, el fomento de espacios que reformulen los mecanismos de solución de conflictos dentro de las prisiones, la recuperación de derechos de los detenidos y la promoción de su salud mental son algunos de los logros del colectivo “Liberté”, que funciona en la Unidad Penal 15 de

Dolar Venta Hoy

[cotizacionfdv]

Publicado por: Pablo Kulcar

pablokulcar@hotmail.com

Dejá un comentario

Mas del Autor

Siguenos

Mas recientes

“Biden tendría que acercarse a Medio Oriente con objetivos cortos o pequeños”

En diálogo con Télam, el periodista Ezequiel Kopel analizó los posibles escenarios para las políticas del presidente electo de Estados Unidos en Medio Oriente, una de las regiones que más desafíos le presentó a sus antecesores. Por María Laura Carpineta “Biden se encuentra con un escenario dejado tanto por Obama como por Trump, y puede

Unos 250.000 niños menores de cinco años sufren alergias alimentarias en Argentina

Unos 250.000 niños menores de cinco años, es decir, uno de cada 12, sufren alergias alimentarias en Argentina, un trastorno “cada vez más frecuente” que afecta a entre el 6 y el 8% de las infancias a nivel global, según la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) que a partir de hoy lleva

Un arqueólogo argentino elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos

El investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en el Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas (Imhicihu-Conicet) y profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Luis Borrero, fue elegido por la Academia Nacional de Ciencias (NAS) de los Estados Unidos como miembro extranjero asociado y único argentino del

Murió Timoteo Griguol, un técnico “maestro” de jugadores

Dueño de un humor incomparable y de una sabiduría simple, Carlos Timoteo Griguol, fallecido hoy a los 86 años tras permanecer internado por una afección pulmonar, marcó un tiempo en el fútbol argentino. Llamado simplemente “Timo” o el “maestro Timoteo” dejó su huella por los clubes en los que enseñó de fútbol y de la

Subscribete

Al subscribirte aceptas recibir info de nuestras noticias y campañas publicitarias.

Scroll to Top